martes, 23 de abril de 2013

"Los Chicos" y LA BLANCA DOBLE (V)

La crítica de la época llegó a decir de ella:
"El libro tiene salero, mucho salero, en diálogo y en sus situaciones, en lo que dice y en lo que sugiere, perfectamente encuadrado en el movimiento escénico: las mismas cortinas que facilitan el cambio de lugar de la acción, quedan dentro de este encuadre por la presencia ante ella de personajes o números que, con el argumento, por continuidad o referencia se relacionan.
 
 
La música es garbosa, alegre, con esa alegría comunicativa de sabor popular que tarareamos inconscientemente, con el ánimo despejado, abierto al retozo. ¿No es ésa la música que corresponde a una pieza de este corte? Pero hay en ella algo más: facilidad melódica marca Jacinto Guerrero. [...] Los escenarios tienen color y buen tono; tono de revista que le va a la acción y al ambiente muy bien.
 
 
El vestuario de las vedettes y señoritas de conjunto responde, dentro de su variedad, a ese sentido de lo que debe ser para que realce los encantos femeninos. [...] Tiene cuadros, alguno como el titulado “Encaje de bolillos”, de tres planos, que es sencillamente primoroso. Éste, como todos los demás, justos en medida y tiempo para que dejen en el espectador ganas de verlos otra vez. [...] Es una humorada cómico-lírica, con libro de comedia y excelencias de revista, retozo del oído y de los ojos, que nos clava en la butaca insensibles al tiempo que pasa y, por su amenidad, nos sabe a poco"[1].
 


 



[1] Vid. Crítica en el libreto explicativo del disco compacto, El sobre verde. La Blanca doble, Barcelona, Blue Moon, serie “Lírica”, 2000, pág. 23.

"Los Chicos" y LA BLANCA DOBLE (IV)

Aclamada, criticada, perseguida, censurada, prohibida... La Blanca doble fue uno de esos acontecimientos teatrales que no se olvidan fácilmente. El trío de cómicos que encabezaba su reparto, esto es, Tomás Zorí, Manolo Codeso y Fernando Santos, llegó a saborear las mieles del triunfo siempre que esta obra era representada.Es el propio Fernando Santos quien años después escribiría al respecto:
 
"En el año 46 fuimos a estrenar a Barcelona una zarzuela que había estrenado en Madrid el Maestro Guerrero. Se titulaba Tiene razón Don Sebastián. Fue Guerrero a dirigirla y allí nos prometió un estreno, “estreno para Madrid”. Pasaba el tiempo y el maestro no respiraba y, en el mes de febrero de 1947, estando trabajando en Cuenca, llegó Mariano Madrid con el libro de La Blanca doble que estrenaríamos el próximo sábado de Gloria en La Latina de Madrid y con música del maestro Guerrero.
 
A finales de febrero nos fuimos a Madrid, nos dieron los papeles y ocho días para estudiar, antes de los ensayos. Yo me fui a Salamanca y, al regresar a Madrid, me dicen que había escrito el maestro para mí un número sensacional. Me lo tocó el propio Guerrero al piano. El número consistía en una romanza que cantaba yo entre cortinas. Era muy bonito, pero a mí me dio pánico y terror el dichoso número. Lo veía propio para un Bárcenas, para un Gometes… en fin, para un actor ya consagrado y, sobre todo, con buena voz. Se lo dije así a Mariano Madrid, pues no me atrevía a decírselo a Guerrero. En dos días no se habló del número y, el tercero, llegó el Maestro y sentándose al piano, me dijo ¡¡A ver si este número le gusta a usted!! Lo oí y me arrepentí de haberle puesto pegas a la romanza, pero ya no me atrevía a decir nada.
 
Empezaron ya los ensayos generales y hasta los tramoyistas tarareaban la música de la obra. Todos los números, menos el mío, pues ese era muy corto y, además nadie le dábamos importancia. Llegó el estreno, recuerdo que fue el 5 de abril del 47. El primer acto fue un alboroto y uno de los grandes éxitos de Guerrero. Empezó el 2º acto y el primer número que era el mío, empezó el público casi a corear el estribillo, era nada menos que el “¡Ay que tío!”  Número que antes de un mes estaría en boca de toda España. Pasado un tiempo le dije al Maestro: “pues si supiera usted, que a mí me gustaba menos aún que la romanza”. A poco me mata, pero acabó muerto de risa dándome un abrazo[1].
 



[1] Vid. Fernando Santos López, hijo de Eusebio y Dolores, manuscrito inédito del propio actor, pág. 4.

"Los Chicos" y LA BLANCA DOBLE (III)

Uno de los problemas con que tuvo además que enfrentarse esta singular obra fue el de la censura. Así, en algunas capitales de provincia como Las Palmas, topó con la intransigencia del obispo de aquella ciudad, monseñor Antonio Pildain, quien intentó por todos los medios posibles prohibir su exhibición en la capital canaria; sin embargo, no pudo hacer nada al respecto, aunque eso no quitara para que las señoras de Acción Católica se apostasen junto a la taquilla del teatro para, de rodillas y con el rosario en la mano, pedir la salvación de las almas de todos aquellos que acudían a la representación[1].
 
 
 
Pero, ¿a qué se debió el descomunal éxito de La Blanca doble? Pudieran ser a sus pegadizas melodías, populares y simples efectuadas con un regusto castizo muy bien trabajado por el maestro Guerrero, o por los actores que la estrenaron (Tomás Zorí, Fernando Santos, Manolo Codeso, Mary Campos, Isabelita de la Vega, Pilarín Bravo, Encarna Abad) o incluso por su argumento, aunque bien podría ser que todo ello unido provocase la leyenda de esta singular obra. En ella, además, intervenía una jovencita Florinda Chico como vicetiple quien, en el número de “Las bomboneras” solía repartir bombones a sus familiares, que se encontraban en el patio de butacas, con lo cual, la comida del día ya estaba salvada[2].
 


[1] Vid. FEMENÍA SÁNCHEZ, op. cit., págs. 283-290.
[2] Ibídem, LAGOS, Manuel, pág. 207. Esta misma artista cuenta en sus memorias cómo conoció al maestro Guerrero y entró a formar parte del elenco de La Blanca doble en 1947: “En el bautizo de un sobrino mío conocí al añorado maestro Guerrero. Al verme comentó: “Qué chica tan mona. ¿Es de teatro?” “Ojalá”, dije yo. Se me acercó y me dijo que me presentara en el Teatro de La Latina a las cuatro de la tarde al día siguiente. Alí estaba en el teatro donde se representaba La Blanca doble, cuyos protagonistas eran Zori, Santos y Codeso. El maestro Ramírez me hizo una prueba y me dijo que debutaba a las siete de esa misma tarde. Me ayudaron a maquillarme Mari Loli Cabo, la viuda de Gila, y Manolita Ruiz. Me pusieron casi como un payaso, quizá para ue no triunfara, pero salí y triunfé en dos números: “Las bomboneras” y “Tigresas”. Al día siguiente me citó el maestro Guerrero, quitó a una chica de cada número y me puso a m´en todos ellos”. Vid. PÉREZ MATEOS, op. cit., pág. 66.

"Los Chicos" y LA BLANCA DOBLE (II)

Su estreno se produjo el 5 de abril de mencionado año y nunca, ningún espectáculo teatral, ni siquiera sesenta años después de su primera puesta en escena, ha levantado tantos ríos de tinta, éxito y devoción como La Blanca doble.
 
 
 
Y es que la leyenda que se creó en torno a ella no fue para menos: sus autores, Enrique Paradas y Joaquín Jiménez habían escrito su libreto antes de la guerra, pero varios músicos habían rechazado ponerle la música, por lo que el libreto permaneció guardado en un cajón durante años. Curiosamente, en casa de Paradas cada vez que había un aviso de bombardeo durante la guerra él, junto a sus hijas, corrían a refugiarse a la estación de metro más cercana sin apenas tiempo de llevarse consigo nada, excepto una cosa: el libreto de esta obra. Enrique Paradas contaba a sus hijas: “Este texto os salvará de pasar hambre algún día”.
 
 
 La muerte del libretista sumió a su familia en la pobreza más absoluta y, Jacinto Guerrero, hombre de buen corazón y sabidos principios morales, decidió ponerle música para intentar ayudar en la medida de sus posibilidades a la familia del fallecido libretista[1]. A partir de entonces, la leyenda de La Blanca doble no hizo sino comenzar. La obra se eternizó en los carteles años y años, salió de gira por provincias en varias compañías y dio unos más que buenos dividendos a los familiares de sus autores.
 


[1] Vid. LAGOS, Manuel: “La tristeza sobornada. El otro teatro (y III). El teatro musical en Madrid (1940-1985): la revista”, en ADE Teatro. Teatro de la España del siglo XX (III):1939-1985, nº 84, enero-marzo 2001, págs. 206 y 207.

"Los Chicos" y LA BLANCA DOBLE (I)

El “fenómeno” de la década de los cuarenta que suscitaría ríos de tinta, fieles y detractores, acontecerá en 1947 cuando la “humorada cómico-lírica” La Blanca doble, se lleve la palma no sólo por su inusitado y extraordinario éxito sino por las críticas vertidas en su contra desde todos los ámbitos del régimen franquista, especialmente morales y religiosos. Y es que esta pequeña pieza maestra en su género, se convirtió, junto con La corte de Faraón, en la bestia negra de los censores teatrales. No bastó con que fuera prohibida, sus números censurados o sus parlamentos recortados, el público seguía asistiendo fiel a su representación. “Tigresas”, “Encaje de bolillos”, “¡Ay, qué tío!”, “Moreno tiene que ser”, “Los texanos”, “Agua de la fuentecilla”, el “Bugui-bugui” o “Las bomboneras” son números todos ellos tarareados por el público de la época una y otra vez.
 
 

miércoles, 17 de abril de 2013

¿Aún no tenéis la biografía de Zorí, Santos y Codeso?

Ecsribid a jjmontijano@yahoo.es o psantos_44@hotmail.com antes de que se agote... ¡¡Ya quedan pocos ejemplares para agotar la 1ª edición!!

Currículum del autor de la biografía sobre Zorí, Santos y Codeso


Juan José Montijano Ruiz (Granada, 1977), es Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Granada, especialista en teatro de humor contemporáneo, Regidor de Escena por la Asociación Española de Enseñanzas Técnico-Profesionales con la calificación de Matrícula de Honor y Diploma Emérito de mencionado organismo así como profesor de Literatura española en el Aula Permanente de Formación Abierta de la Universidad de Granada.
Miembro de la Asociación Andaluza de Dramaturgos, Investigadores y Críticos Teatrales, en estos momentos, se configura como el mayor especialista que existe en nuestro país sobre la modalidad del teatro frívolo español en todas sus variantes; buena prueba de ello son sus numerosos artículos y trabajos de investigación, entre los que ocupan un lugar preferente sus libros
- Teatro Frívolo. Historia y análisis de una colección teatral de preguerra (1935-1936) (2006)
-Yola. Historia del primer “boom” teatral de la posguerra (2006)
-Un “demonio escénico” llamado Celia Gámez (2007)
-Una aportación al estudio de la historia escénica española. El problema en la denominación de los subgéneros teatrales. Análisis y causas de su diversidad (2010)
- Aproximación a la historia del teatro frívolo español: la Revista. Morfología y estructura (2010)
-Historia del teatro olvidado: la Revista (1864-2009) (2010)
-Entre bambalinas. Diccionario básico para ir al teatro (2010)
-“Somos cantores de la tierra lusitana…” Antología musical del teatro frívolo español: la Revista (2010)
-6 Vedettes 6. Apuntes biográficos de las reinas de la Revista (Celia Gámez, Queta Claver, Virginia de Matos, Tania Doris, Addy Ventura y Lina Morgan) (2010)
 -Historia del teatro frívolo español (1864-2010) (2011)
-Del libreto a la escena. Breviario de artífices del teatro frívolo español: la Revista (2011)
-De la carreta a la carpa. Apuntes sobre los teatros ambulantes de variedades en España (2011)
-El Teatro Chino de Manolita Chen: “¡Piernas, mujeres y cómicos para todos ustedes, simpático público!” (2012)
-“¡Luces, cámara y… lentejuelas!” De Palmira Imperio a Chuchi Vidal. El mundo de la Revista a través del cine y la televisión en España (2012)
-Manolita Chen y su Teatro Chino: “¿Te mido la temperatura, chato?” (2012),
-Madrid frívolo. Historia de la Revista musical madrileña y los teatros que la albergaron (2013)
-“Los chicos”... Metidos en harina. Biografía autorizada de Zorí, Santos y Codeso (2013).
Ha colaborado, además, como director y adaptador en diversos montajes teatrales y lecturas dramatizadas y como documentalista y asesor en los filmes El Teatro Chino de Manolita Chen (TVE-Albero P.C., 2012) basada en su libro homónimo, El día que murió Gracia Imperio (Francesc Betriu P.C., 2012), en los espectáculos Una historia de Revista (Frank Delorne, 2012) o La copla. Homenaje a Marifé de Triana (Sarabel Medina, 2013), en el programa de Tele 5 ¡Qué tiempo tan feliz!: “La Revista: ¡Gracias por venir!” (Mandarina P.C., 2010), entre otros.
Igualmente hay que destacar su participación en múltiples cursos, congresos y seminarios con ponencias y comunicaciones que abarcan diversas cuestiones sobre el teatro de humor contemporáneo además de haber pronunciado varias charlas y conferencias sobre la historia del teatro frívolo español en sus diferentes modalidades.

En la actualidad trabaja en la biografía artística Queta Claver, “…y no te olvides nunca de Ana María…”así como en Pasar la batería. Diccionario de términos básicos de la revista musical española.

domingo, 14 de abril de 2013

¿De verdad podéis pasaros sin leer la biografía de Zorí, Santos y Codeso? ¿Y a vosotros os gusta la revista?


¡¡Haceos con vuestro ejemplar YA antes de que se agote!! Ecsribid a jjmontijano@yahoo.es o psantos_44@hotmail.com ¡¡Os encantará!!
 
 
 

"Los Chicos" en... LAS DE VILLADIEGO (y V)

 
¡Gracias Tap y Fernando Gª de la Vega por tan maravilloso programa!

"Los Chicos" en... LAS DE VILLADIEGO (IV)

 

"Los Chicos" en... LAS DE VILLADIEGO (III)


"Los Chicos" en... LAS DE VILLADIEGO (II)

 

"Los Chicos" en... LAS DE VILLADIEGO (I)

Gracias una vez más a Tapioski y su canal, podemos tener enteramente la revista LAS DE VILLADIEGO con la inolvidable participación de Zorí y Santos. Allá va y que la disfrutéis. ¡Ah, y gracias también a Fernando García de la Vega por habernos legado tan fabulosa serie!

 

Adquiera ya la auténtica, única y verdadera biografía de Zorí, Santos y Codeso... ¡¡El libro de esta primavera!!


viernes, 12 de abril de 2013

¡¡Ya a la venta la biografía de Zorí, Santos y Codeso!!


 
Tres nombres. Tres actores. Tres cómicos. Tres puntales básicos en el mundo de la revista española con estilos y caracteres bien diferenciados.
Fernando Santos, salmantino de nacimiento, era la parsimonia hecha escena. Rústico, sentencioso, con un mesurado aplomo que se quebraba nada más abrir la boca para desternillarnos de risa con sus frases y sus mohínes corporales.
Tomás Zorí, madrileño, menudito y vivaracho, de ojos como alfileres y veloz como una batidora, no paraba de moverse durante todo el tiempo que permanecía en escena. Su inconfundible voz, rota por el paso de los años, fue una de sus más certeras señas de identidad.
Manolo Codeso, el andaluz del grupo, gaditano, para más señas, fue el eterno jovencito pícaro e ingenuo, de sonrisa contagiosa y característico timbre.
 
 
De ellos llegó a decir el propio Orson Welles que no había conocido en el mundo caso igual, pues ni siquiera los míticos Stan Laurel y Oliver Hardy, popularmente conocidos como “El Gordo y El Flaco”, quienes habían estado trabajando juntos durante diecinueve años, habían podido superar el medio siglo que “Los Chicos” estuvieron juntos encima de un escenario.
Zorí, Santos y Codeso primero, y más tarde Zorí y Santos, fueron toda una institución en la revista española, en el llamado teatro musical frívolo.
Nunca tuvieron pretensiones culturales y nunca lo negaron. Aunque lo suyo fuera una forma de hacer cultura, en una entrevista con el periodista de ABC, Ángel Laborda llegaron a decirle: “En las escuelas siempre hay un tiempo de recreo y a nosotros cuando íbamos a la escuela lo que más nos gustaba era el recreo. Por eso como el teatro es una escuela de cultura, nosotros queremos actuar en el recreo de los espectadores”.
 
 
Lo cierto es que en sus espectáculos jamás recurrieron al mal gusto, ni al chiste chocarrero o sucio. Destacaron por su alto nivel de puesta en escena, por la variedad, el lujo y vistosidad en vestuario y decorados, sin parangón en nuestro país, comparables con los de mayor nivel en Europa. En contra de la opinión generalizada en aquella época sobre el tipo de público al que se dirigían las revistas que se ofrecían en España, ellos montaban las suyas sin nada que ver con aquéllas. En más de una ocasión comentaron que querían que gustasen más a las esposas, para que así ellas llevaran a sus maridos.
Gozaron de una gran popularidad. En ocasiones llegaron a tener hasta tres obras diferentes en la cartelera, coincidiendo la representación teatral con dos proyecciones de películas en las salas cinematográficas.
Con la desaparición de Zorí, Santos y Codeso puede llegar a afirmarse que la revista musical española también desapareció con ellos.
Por eso, desde estas líneas, “Métanse con nosotros en harina para ilusionar a los mayores, divertir a los jóvenes, con los chicos de ayer, los hombres de hoy y los actores de siempre”.
 
 

 
CARACTERÍSTICAS DEL LIBRO:
Título: “Los Chicos”… Metidos en harina. Biografía autorizada de Zorí,
Santos y Codeso.
Autor: Juan José Montijano Ruiz.
Editorial: Círculo Rojo.
Páginas: 540.
Publicación: abril, 2013.
Formato: Libro impreso tamaño 240x170mm, interiores en papel ahuesado  
de 80 gramos (B/N), cubiertas a color brillo 260 gr con solapas y encuadernación fresada.
P.V.P.: 25 euros, gastos de envío NO incluidos.
Podéis obtener el libro escribiendo a jjmontijano@yahoo.es o psantos_44@hotmail.com así como en librerías de toda España.
¡¡No dejéis de adquirirlo!!

 

domingo, 7 de abril de 2013

Tomás Zorí en... "El budoir" de LAS LEANDRAS, versión de 1985


"Los Chicos" en... LAS LEANDRAS (y V)


"Los Chicos" en... LAS LEANDRAS (IV)


"Los Chicos" en... LAS LEANDRAS (III)


"Los Chicos" en... LAS LEANDRAS (II)


"Los Chicos" en... LAS LEANDRAS (I)

Ofrecemos nuevamente gracias a la labor de Tapioski y el nunca suficientemente reconocido trabajo de Fernando García de la Vega, la versión televisiva de 1985 que, el veterano realizador y productor de TVE, llevó a cabo en su mítico programa LA COMEDIA MUSICAL ESPAÑOLA. LA REVISTA, sobre el más celebérrimo y popular título de nuestro género frívolo con la intervención de Zorí y Santos. ¡¡Gracias, Tap, gracias Fernando!!
 
 
 

sábado, 6 de abril de 2013

"Los Chicos" en... LUNA DE MIEL EN EL CAIRO (y V)


"Los Chicos" en... LUNA DE MIEL EN EL CAIRO (IV)


"Los Chicos" en... LUNA DE MIEL EN EL CAIRO (III)

 

"Los Chicos" en... LUNA DE MIEL EN EL CAIRO (II)

 

"Los Chicos" en... LUNA DE MIEL EN EL CAIRO (I)

Gracias a Tapioski, disponemos en youtube de la revista completa del maestro Alonso y Muñoz Romá, estrenada en 1943 en el madrileño Teatro Martín, LUNA DE MIEL EN EL CAIRO, y que os ofrecemos en varias partes para que podáis disfrutar de las interpretaciones Fernando Santos y Tomás Zorí. ¡¡Gracias Tap y Fernando Gª de la Vega!
 
 
 

martes, 2 de abril de 2013

"Los Chicos": Fernando Santos (y XIII)


Para que se pueda comprender un poco mejor la personalidad de Fernando, cabe mencionar una anécdota: Durante el gobierno de Franco se celebraba anualmente una recepción para todos los actores en el Teatro Calderón de Madrid, presidida por Doña Carmen Polo de Franco y por Doña Sofía, que aunque ya estaba casada con Don Juan Carlos, aún no eran Príncipes de España. 
 
 Iban pasando por delante de ambas Señoras todos los actores y actrices que acudían a la recepción mostrando sus respetos y dirigiéndose a cada una de ellas como “Señora”, “Señora”. Cuando le llegó el turno a Fernando se dirigió a  Doña Carmen: como “Señora” y a Doña Sofía: como “Alteza”. Un compañero le dijo: “Fernando, ¿porque le has dicho “Alteza” a Doña Sofía? A lo que Fernando respondió: “Porque Doña Sofía es hija de los Reyes de Grecia y, por lo tanto, es Princesa de Grecia  y le corresponde el tratamiento de “Alteza”.  A Doña Sofía, no le pasó desapercibido este detalle y se informó muy  bien acerca de Fernando y al año siguiente, cuando éste le presentó sus respetos, ella le saludó muy cariñosa preguntándole incluso por su mujer y sus hijos.
 
 Fernando Santos falleció el 19 de Abril de 1993 en Madrid después de una larga enfermedad. Cumpliendo su última voluntad, fue incinerado en el Crematorio de la Almudena de Madrid y, posteriormente, sus cenizas fueron llevadas a su querida Salamanca donde reposan para siempre junto a sus padres y abuelos.

El Ayuntamiento de Salamanca quiso rendir homenaje póstumo a uno de sus salmantinos más ilustres dedicándole una calle en el Barrio de Garrido, la calle de Fernando Santos.

 

"Los Chicos": Fernando Santos (XII)


En 1990 Fernando recibió uno de los encargos que más ilusión le han hecho a lo largo de toda su vida: que hiciera el Pregón de las Ferias de su querida Salamanca. El 7 de Septiembre, a las 10 de la noche y desde el balcón del Ayuntamiento se dirigió a todos sus paisanos en uno de los más bellos y sentidos pregones que se recuerdan escrito por él.
 
Mientras hablaba, y embargado por la emoción, se le escapaba la mirada con el rabillo del ojo hacia el número 12 de la Plaza Mayor donde nació y que tantos y tan bonitos  recuerdos le traían.  Era tal la satisfacción que le produjo ser pregonero de su ciudad natal, que cuando por la mañana llegando a Salamanca  por la carretera de Ávila, se dio de frente con la silueta de las torres de la Catedral, le dijo a su mujer: ”¡Qué alegría, Antoñita! ¡Otra vez en casa! Eso era lo que él sentía cada vez que volvía a Salamanca, que volvía a su casa.
 
El 13 de Septiembre de 1991 otorgaron a Fernando el título de “Salmantino del Año” en el transcurso de una cena celebrada en el Restaurante Paladíni. Este galardón significó para él una de las mayores alegrías de su vida. En palabras suyas ”para mí esto es más importante que si me hubieran dado el mismísimo Premio Nobel”. Tras la entrega del Premio, Fernando comentó: “nací en un sitio en el que si no hubiese nacido, me hubiese gustado siempre nacer”.

"Los Chicos": Fernando Santos (XI)


Los tres se dieron a conocer con el recordado Maestro Guerrero, “Los Chicos” como él los llamaba cariñosamente, con la inolvidable revista “La Blanca Doble”. A partir de ese momento comienza la carrera de este inigualable trío de actores.
 
En 1951 Fernando conoció a Antoñita, hija de los dueños del Hotel Argentina de Zaragoza donde solía hospedarse,  y pronto nació el amor entre ellos. Contrajeron matrimonio el 29 de Junio de 1953 en Zaragoza, en la Parroquia de Santiago y luego, como no podía ser de otra manera, fueron a llevar el ramo de la novia a la Virgen del Pilar.  Tuvieron tres hijos: Fernando, José Antonio y Mª del Pilar.
 
El 22 de Febrero de  1982, con motivo de la celebración de los 40 años de su unión artística,  Zorí – Santos”  fueron recibidos por el Rey Don Juan Carlos en audiencia,  lo que supuso un gran reconocimiento en la trayectoria de ambos actores. Afortunadamente, pudieron celebrar sus Bodas de Oro teatrales como le prometieron al Rey en la citada audiencia.
 

"Los Chicos": Fernando Santos (X)


Terminado Agosto del 42, y ya  dispuesto a renunciar a su sueño de ser actor, recibe una llamada de Mariano Madrid, ofreciéndole incorporarse a su compañía, que era también juvenil y de ella también había oído hablar mucho y bien.
 
No lo pensó dos veces y el 11 de Septiembre llegaba a La Coruña y conocía ese día a Tomás Zorí y a Manolo Codeso ¡Quién le iba a decir que junto al primero iba a estar casi 51 años y 20 con el segundo! Poco a poco se fue afianzando en esa compañía. Hacían Zarzuela y Revista y como los repartos eran largos siempre tenía un papel aceptable, aunque claro está, detrás de Zorí y de Codeso.
 
Cuando le llegó la hora de ir a la mili, se libró por estrecho de pecho (pesaba 46 kilos y medía 1,69), y a punto estuvo de en lugar de ir a la mili ir al cementerio. De manera que esta circunstancia le permitió seguir en la compañía.